Igualdad Animal | Organizacin internacional de derechos animales
InicioInformeVideosFotografiasTestimoniosPrensaContacto
|   Miércoles 26 Mayo 2010

Yo siempre había imaginado las granjas como un lugar con muchos animales y en los que había un cierto grado de suciedad, pero la verdad es que nunca imaginé que eran como la que yo ví, y eso que yo entré en una de las que están en semi-libertad.

Era una nave enorme, llena de cerdos agolpados que se empujaban para comer de unos contenedores situados en las paredes de la nave. El olor que había era horrible y la sensación de estar entre aquellos pobres animales era súper triste. Sentía una impotencia enorme de saber que estaban allí solo para ser cebados y luego asesinados. Esos pobres animales ignorantes de la finalidad que tenían en la vida, se acercaban a nuestros pies no se bien si buscando más comida, mimos, o por simple curiosidad, y al hacer un mínimo movimiento salían espantados como si fuéramos a hacerles algo horrible. A pesar de que tenían un recinto exterior vallado para salir, no podía dejar de pensar en la mísera vida de esclavitud y encerramiento que tienen para luego acabar asesinados.

La parte peor fue cuando nos acercamos a la zona de “los enfermos”, separada de la otra nave. Allí había animales con tumores de todo tipo, algunos estaban en tal estado que el tumor estaba abierto y al olor de la herida, otros cerdos iban a morderles. Muchos no podían moverse, y otros a pesar de tener movilidad, debían de sufrir horrores por como chillaban. Era imposible no llorar ante aquel espectáculo. Entre la tristeza inmensa que sentía al verlos, la impotencia de no poder hacer nada por ellos, y el miedo a ser descubiertos mientras grabábamos, no había manera de dejar de temblar.

Uno puede imaginar mil cosas, incluso después de “abrir los ojos” y saber que el mundo no es como la publicidad quiere que creamos que es, sin embargo nunca llega a imaginar del todo las miserias que pasan los animales en las granjas, mataderos y demás. Es más, uno nunca termina de sorprenderse con las barbaridades que el hombre es capaz de hacer, por muchos videos que vea y granjas que visite. Es terrible.

Vive Vegano
Dona