Igualdad Animal | Organizacin internacional de derechos animales
InicioInformeVideosFotografiasTestimoniosPrensaContacto
|   Sábado 22 Mayo 2010

La gestación es la fase de la explotación que va desde que las llamadas cerdas reproductoras son llevadas al área de gestación, hasta una semana antes de que den a luz. Durante este tiempo se comprueba si están en celo, se las insemina y transcurre la mayor parte del embarazo.

Las cerdas alcanzan su madurez sexual a partir de los cinco o cinco meses y medio y su madurez reproductiva a partir de los siete u ocho meses [1]. A partir de esa edad ya se las puede utilizar para tener hijos que serán explotados para obtener carne, aunque se suele esperar hasta que tengan su segundo o tercer celo. Las cerdas en las granjas tienen una media de 2,3 partos al año. Son utilizadas durante 6 o 7 partos, pues a partir del sexto empieza a aumentar la mortalidad embrionaria y el tamaño de la camada va siendo menor [2]. A partir de entonces ya no resultan rentables y son enviadas al matadero.

La tasa de mortalidad de las cerdas reproductoras antes de ser enviadas al matadero es de un 8% [3], siendo las principales causas el fallo cardiaco, las complicaciones postparto, problemas urinarios, úlceras gastroesofágicas, problemas locomotores, problemas metabólicos y anatómicos, problemas digestivos, problemas respiratorios de origen infeccioso, accidentes, y otras causas desconocidas. [4]

Celo

Antes de la inseminación, los operarios deben comprobar que las cerdas estén en celo. El celo es la época en que la hembra aceptaría copular con el macho. La duración del celo es de dos días para las hembras primerizas y de tres para las que ya han tenido algún parto y se presenta en intervalos de entre 18 y 20 días [5]. Para saber qué hembras están en celo se utilizan dos métodos:

• El primero consiste en utilizar a un cerdo macho para que detecte a las hembras receptivas por su olor. Generalmente esto ayuda a que las cerdas que acaban de ser destetadas vuelvan a tener celo.
• Otro método consiste en la comprobación por parte del propio granjero empleando un detector de celo u observando la reacción de la cerda cuando le presionan el lomo. Cuando está en celo, se queda inmóvil.

Inseminación

El semen de cerdo que se utiliza en las granjas es comprado a otras empresas especializadas en su obtención. Para ello utilizan dos métodos.

• El primero consiste en llevar a un macho a una sala llamada fosa de recolección donde hay un potro de monta impregnado con semen u orina de hembras en celo. El cerdo montará sobre el potro y un operario le estimulará el pene hasta que el cerdo eyacule, recogiendo después el semen en un recipiente. [6]
• El segundo método es un proceso automatizado llamado collectis. Es un potro con un tubo que imita la vagina de una cerda y recoge el semen. Mediante este sistema un solo operario puede realizar una media de ocho colectas por hora. [7]

Una vez conocido el estado de celo de la hembra, se procede a la inseminación. Para ello el operario deberá hacer que la cerda se levante. Según hemos comprobado, no se escatima en golpes, patadas, tirones de rabo, empujones y gritos para conseguirlo. Cuando la cerda se levanta, el granjero le limpia la vulva y después se utilizan varios métodos para introducir el semen:

• Inseminación cervical clásica: es la técnica más usada y consiste en depositar el semen diluido en la entrada del cuello uterino por gravedad o presión (frascos) o aspiración (blisters).
• Autoinseminación: consiste en depositar la cánula y el semen a la altura del cuello uterino, dejando que el semen se aspire sin asistencia.
• Inseminación post-cervical o intrauterina: se deposita el semen a la salida del cuello uterino mediante una sonda provista de un catéter interno.
• Inseminación profunda: es una técnica más experimental basada en la introducción de un catéter largo en uno de los cuernos uterinos. Reduce notablemente la cantidad de espermatozoides necesarios para la fecundación. Se utiliza en caso de usar semen congelado.

Confinamiento en gestación

Las cerdas pasan en las jaulas de gestación casi todo el tiempo que están embarazadas, entre 110 y 120 días. Las jaulas miden aproximadamente 60 centímetros de ancho, un metro de alto y 2,10 metros de largo, según hemos podido comprobar. Algunas granjas están adaptándose a la normativa de "bienestar animal" que entrará en vigor en Europa en 2013, según la cual, las cerdas deben ser sacadas de las jaulas a los 28 días de la cubrición y hasta 7 días antes del parto para ser puestas en grupos. Según esta normativa, los corrales deben tener un mínimo de 2,8 metros de lado y cada cerda debe disponer de 2,25 metros cuadrados de espacio.

Referencias
[1], [2], [5] Manual de producción porcícola. Humberto Carrero González. Asesoría Técnica: Jeffrey Whyte. Asesoría Pedagógica: Amparo Sandoval L. Tuluá, julio de 1989 Actualización a 2005: Claudia Espinosa, Germán Cataño Revisión pre-impresión: Juan Diego Gallo B. Tuluá, febrero de 2005.
[3] ¿Cuándo mueren las cerdas? http://www.3tres3.com/buscando/ficha.php?id=2010
[4] Análisis de la mortalidad de cerdas reproductoras a nivel de granjas de España. 
Palomo, A.; García, J.M.; Riú, V.; Tatje, P.; Casasola, F.; López, S.; Fernández, A.; Gil, P.
Departamento Técnico
 Setna Nutrición S.A. 
Av. Tecnol. porc. 1 [9] : 45 – 55 http://www.avancesentecnologiaporcina.com/contenidos/morsep4.htm
[6] Inseminación artificial. 4. La recolección. http://www.3tres3.com/inseminacion_artificial/index.php?id_ficha=27&id_r...
[7] Características del collectis. http://www.3tres3.com/inseminacion_artificial/adjunto.php?id_adjunto=8
[8] Alojamientos ganado porcino. http://www.uclm.es/profesorado/produccionanimal/.../Instalaciones.pdf
Vive Vegano
Dona