Igualdad Animal | Organizacin internacional de derechos animales
InicioInformeVideosFotografiasTestimoniosPrensaContacto
|   Sábado 22 Mayo 2010

Durante más de dos años y medio, los activistas del Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal hemos presenciado todo tipo de padecimientos físicos y psicológicos en los cerdos de las más de 172 granjas que hemos visitado. Estos problemas son producto en la mayoría de los casos de las condiciones en las que viven los animales tanto en las granjas intensivas como en las semi-extensivas o ecológicas.

Nuestros activistas han documentado en imágenes, algunas de las cuales incluimos en este informe, a cientos de cerdos heridos, enfermos y agonizando, además de con problemas psicológicos producidos por una vida de confinamiento. Según hemos comprobado además, muchas de las patologías no eran tratadas ya que éstas no influían en el rendimiento económico que se obtendría de los animales más adelante. Debido a ello, los cerdos pasaban la mayor parte del tiempo sufriendo y siendo víctimas del canibalismo de sus compañeros (ya que por su estado de debilidad no podían defenderse).

Este informe pretende mostrar algunos de los problemas más comunes que nos hemos encontrado durante nuestra investigación, además de arrojar luz sobre las posibles causas de los mismos.

1. Las manifestaciones físicas del estrés y el sufrimiento

El comportamiento de los cerdos es sin duda uno de los mayores indicadores de sufrimiento ya sea éste causado por una dolencia física o debido al estrés. Los cerdos sufren terriblemente debido a las condiciones en las que viven en las granjas, y esta vida de confinamiento tiene asociadas varios problemas a nivel físico (úlceras producidas por el roce con las jaulas, prolapsos rectales y uterinos etc.) y psicológico (canibalismo, movimientos repetitivos debido a la falta de estímulos y las condiciones de hacinamiento etc.) [1]

2. Enfermedades a lo largo del sistema de explotación

El proceso por el que pasan los cerdos desde que nacen hasta que son enviados al matadero se divide generalmente en las siguientes fases. Gestación, maternidad, destete, engorde y transporte al matadero, teniendo cada una de las fases una serie de problemas asociados.

2.1. Fase de gestación

La gestación es la fase desde la cual la cerda se queda embarazada hasta alrededor de 2 ó 3 días antes del nacimiento de los lechones. El embarazo de una cerda dura entre 110 y 120 días. Generalmente el primer mes de embarazo lo pasan en las llamadas jaulas de gestación. Las jaulas de gestación tienen un tamaño aproximado de sesenta centímetros de ancho por un metro de alto y dos metros diez de largo. En ellas las cerdas padecen física y psicológicamente como veremos a continuación. Tras un mes en las jaulas de gestación, las cerdas son trasladadas a otra zona donde permanecen en grupos. Una semana antes de dar a luz son llevadas a la zona de maternidad donde tendrán a sus bebés.

2.1.1. Problemas físicos derivados del confinamiento en las jaulas de gestación

Heridas y roces

El constante roce del cuerpo de las cerdas con la jaula produce raspaduras y heridas que suelen derivar en lo que se conoce como úlceras decubitales. Por lo que hemos podido documentar estas úlceras no suelen ser tratadas por lo que pueden llegar a infectarse o necrosarse.

2.1.2. Problemas psicológicos derivados del confinamiento en las jaulas de gestación

El alojamiento en jaulas de gestación conlleva el desarrollo de estereotipias, apatía y estrés social (por no poder resolver las interacciones con los animales vecinos). Las estereotipias son dispositivos de adaptación del animal en un ambiente inadecuado, poco estimulante o aburrido y son un indicador etológico de un estado de ansiedad o frustración. Según algunos estudios entre el 20 y el 100% de las cerdas en jaulas desarrollan estereotipias e invierten entre el 10 y el 50% de su tiempo en ellas. Las estereotipias más frecuentes en cerdas gestantes consisten en mover la cabeza repetitivamente, morder los barrotes de la jaula, hacer movimientos de masticación con la boca vacía frecuentemente acompañados de salivación excesiva, manipular el comedero una vez acabada la ración y manipular el bebedero, a veces con ingestión de grandes cantidades de agua.

2.1.3. Problemas derivados de la falta de movilidad en gestación

La falta de movilidad de las cerdas en las jaulas de gestación provoca que las pezuñas de estas no se desgastan, por ello crecen dificultando que las cerdas se levanten o que puedan mantener una postura adecuada, lo que provoca un dolor crónico.

2.1.4. Alojamiento en grupo

A partir del 2013 las cerdas gestantes se alojarán en grupos desde los 28 días tras la inseminación y hasta 7 días antes del parto. Muchas granjas ya han implementado estas medidas de bienestar animal. El alojamiento en grupo también presenta problemas para las cerdas. Las cerdas alojadas en grupo durante la gestación presentan más problemas de adaptación a la jaula de parto, lo que puede contribuir a una mayor mortalidad en el parto debido al estrés. Además hay un incremento de lesiones y estrés causados por agresiones y montas entre animes por la falta de espacio y la imposibilidad de desarrollar sus conductas naturales.

2.2. Fase de maternidad

Aproximadamente una semana antes de dar a luz, las cerdas son llevadas al área de maternidad para que se habitúen a las nuevas jaulas y reducir así su estrés y el riesgo de abortos. Ahí permanecerán hasta 28 días después del nacimiento de sus bebes. Una vez son separadas de ellos vuelven al área de gestación para ser inseminadas de nuevo. El espacio de cada área de maternidad es de aproximadamente 4 metros cuadrados y el tamaño de las jaulas de las cerdas es de de 60 centímetros de ancho, por un metro de alto y 2’10 metros de largo. En condiciones naturales la cerda inicia la fase del parto separándose del grupo de animales con los que convive y buscando una zona en la que parir. Además recoge paja o hierba para construir un nido. Esta conducta natural es anulada completamente en las granjas lo que tiene graves consecuencias para el bienestar de la madre y las crías.

2.2.1. Problemas físicos y psicológicos de las cerdas en el área de maternidad

Las cerdas presentan los mismos problemas cuando son encerradas en las jaulas de maternidad que aquellos presentados en gestación, es decir, raspaduras y úlceras en la piel debido al roce con las jaulas y estereotipias debido a la imposibilidad de desarrollar su comportamiento natural. A esto hay que añadir el estrés que produce el parto.

2.2.1.1. Abortos

La interrupción de la gestación con expulsión prematura de los fetos es común en las granjas. Los abortos se producen generalmente por infecciones o virus o por el estrés producido durante la etapa de gestación. El hecho de que los abortos se repitan suelen implicar el fin de la explotación reproductiva de la cerda y su envío al matadero.

2.2.1.2. El parto

Tras unos 120 días de gestación, las cerdas dan a luz. Los cerdos nacen sobre suelos de plástico o hierro y generalmente rodeados de excrementos. En cada parto una cerda dará a luz entre diez y doce crías. En condiciones naturales el nido construido por las cerdas con paja o hierba protegería a las crías proporcionándoles calor y reduciendo el impacto de los aplastamientos. Como veremos, los suelos y las condiciones de las granjas producen en muchas ocasiones la muerte por hipotermia y aplastamiento de muchos de los bebés, además de la imposibilidad de la madre de acercarse a ellos.

2.2.1.3. Problemas asociados a los partos continuados

El parto es un proceso muy estresante para las cerdas. Este estrés aumenta debido a que las conductas de nidación y cuidado de las crías son anuladas en las granjas para aumentar la productividad. Las cerdas son obligadas a tener unos seis u ocho partos, lo que provoca un desgaste terrible en los animales además de problemas como prolapsos o mastitis. Prolapso uterino o vaginal El prolapso uterino, es decir que parte del aparato reproductor de una cerda se encuentre fuera de su cuerpo, se produce generalmente después de varios partos y por el esfuerzo que supone dar a luz de nuevo. El estrés y el uso de determinadas hormonas como inductor del parto o para agilizarlo pueden también producir prolapsos de este tipo. El prolapso uterino debería tratarse con medicamentos y tratando de introducir el tracto reproductivo de nuevo en la cerda. Además se recomienda la aplicación de puntos de sutura para evitar que la vulva se vuelva a prolapsar. En los manuales de zootecnia se considera este mal "un evento difícil de tratar y costoso ya que estas cerdas tienden a presentar posteriormente al prolapso problemas reproductivos" [2] lo que lleva en la mayoría de los casos a que la cerda sea llevada al matadero. En nuestra investigación hemos documentado a varios animales con esta dolencia. En ningún caso la misma había sido tratada y la cerda se encontraba generalmente expuesta a todo tipo de enfermedades infecciosas por la falta de higiene además de por el prolapso. Mastitis en cerdas Una de las patologías más frecuentes que padece la cerda después del parto es la mastitis o inflamación de las mamas. Al no ser tratada, la mastitis puede derivar en la infección de las mamas lo que ocasiona un terrible dolor a las cerdas cuando amamantan a sus bebes.

2.2.2. Enfermedades y muerte de los lechones en la fase de maternidad

Se calcula que aproximadamente un 10% de los lechones mueren en la primera semana de vida. Puede haber muchas causas que provoquen la muerte de los lechones aunque en este informe analizaremos aquellas provocadas por las condiciones en las que viven generalmente en las granjas. Muerte por hipotermia En el momento del nacimiento los lechones necesitan estar a una temperatura entre 32- 34ºC. El frío, sobre todo en los primeros 3 días, es una de las causas principales de mortalidad. En libertad el nido mantendría la temperatura de los lechones y se evitaría dicha mortalidad. En las granjas se tratan de reducir las muertes utilizando lámparas infrarrojas.[3]

Cerdos parapléjicos e inválidos

Según mostramos en nuestras imágenes un alto porcentaje de las crías del área de maternidad, habían quedado invalidas, probablemente debido al aplastamiento por parte de la madre ocasionado por la falta de movilidad de la cerda y de un lecho adecuado. La invalidez o parálisis de parte del cuerpo también puede ser síntoma de graves problemas neuronales o del sistema nervioso de los cerdos que en ningún caso van a ser tratados. Estos cerdos, aún siendo todavía crías, son condenados a morir de hambre o frío, al no poder acceder a una fuente de calor y no poder acceder a la mama de su madre para alimentarse. [4]

2.3. Fases de engorde, destete y cebo

En libertad los lechones son destetados de manera gradual a lo largo de unas 11 semanas (entre las 9 y las 20 semanas de vida). Sin embargo, los lechones criados en granjas son en general destetados entre las 3 y 4 semanas de edad con 6-8 kg de peso. El destete es un proceso crítico para los cerdos y provoca una tasa de mortalidad entre el 3 y el 4%.

2.3.1. Zona de destete

Tras ser separados de sus madres, los lechones son llevados generalmente a la zona de destete, donde permanecerán hasta el paso al área de cebo. Durante esta época de destete los cerditos empiezan a desarrollar enfermedades típicas de este ámbito de explotación y que arrastrarán hasta que lleguen al matadero.

2.3.2. Zona de cebo

En éste área se alojan los cerdos durante 4 meses para su engorde. El desarrollo de los problemas que se iniciaron en la zona de destete es crítica, también lo son los problemas asociados al confinamiento como las mordeduras, los problemas respiratorios o el canibalismo etc. Para entender hasta que punto padecen los cerdos debido al confinamiento es necesario conocer que en condiciones naturales el cerdo dedica la mayor parte del tiempo a buscar comida y alimentarse. Para esto, el cerdo escarba en la tierra con el hocico. La gran dedicación a este tipo de conductas en libertad indica la enorme motivación que tiene el cerdo a realizar esta conducta exploratoria, conducta anulada en las granjas, lo que provoca lo que se conoce como conductas redirigidas. Las conductas redirigidas son conductas normales en sí mismas pero que se dirigen hacia estímulos distintos de los habituales. La caudofagia, mordedura de colas o el canibalismo son algunas de ellas A continuación describiremos algunas de las conductas que hemos podido documentar en las granjas que se producen debido a la imposibilidad de los cerdos de desarrollar sus conductas naturales y las infecciones.

2.3.3. Problemas asociados a las fases de destete y cebo

2.3.3.1 La mordedura de las colas

Las mordeduras y agresiones de unos cerdos a otros se producen generalmente por el estrés y la falta de estímulos de las granjas. Las mordeduras de cola provocan heridas en la zona traumatizada y terribles infecciones que pueden llegar a necrosarse. Necrosis producida por mordeduras cola.

2.3.3.2 Canibalismo

A muchos de los cerdos enfermos que están a punto de morir se les arrastra fuera del cubículo de engorde para que mueran en el pasillo sin acceso a agua ni comida. Otros agonizan dentro del cubículo mientras los demás cerdos les pisan, muerden o canibalizan. La conducta puede llegar a producir que los animales que canibalizan lleguen a contagiarse de la misma enfermedad infecciosa de la que murió el animal canibalizado.

2.3.3.3. Otros problemas asociados a la fase de engorde

Roturas de huesos

Los animales confinados en las granjas de engorde generalmente no ven nunca el sol. La falta de vitamina D proveniente del sol provoca graves carencias de calcio en los cerdos (la vitamina D es necesaria para la absorción de calcio), y tiene como consecuencia la rotura de huesos. De nuevo los animales que sufran roturas además de no ser tratados, se verán expuestos a la canibalización, las mordeduras y los ataques de los demás animales. Infecciones oculares La mayoría de las infecciones oculares son producidas por la falta de higiene de las granjas y la gran concentración de gases tóxicos, como el amoniaco que irrita las membranas mucosas del ojo. Los síntomas de dichas infecciones son inflamación, dolor y enrojecimiento en un primer momento. Muchas de las infecciones oculares al no ser tratadas derivan en úlceras que en muchos casos pueden incluso llevar a una pérdida completa de visión.

Tumores, abscesos y hernias

Durante nuestra investigación encontramos enormes inflamaciones en algunos de los cerdos en el área de destete y cebo. Según un veterinario, estos podían ser abscesos de pus o tumorales. El contacto con el suelo de estas inflamaciones produce heridas abiertas que se infectan y que pueden provocar la muerte del animal. Prolapso rectal El prolapso rectal, cuando parte del recto de los cerdos es expulsado fuera del cuerpo, es una patología relativamente frecuente. En la mayoría de los casos, el prolapso se mantiene en el exterior y con frecuencia es canibalizado por otros cerdos del corral, lo que se evidencia por la presencia de sangre en el hocico de los animales agresores y en los costados de otros. El prolapso suele producirse por un aumento en la presión abdominal, ya sea por diarrea y el esfuerzo excesivo o tos excesiva. Durante nuestra investigación hemos podido documentar decenas de cerdos con prolapsos rectales. Algunos de los cerdos afectados permanecían dentro del corral con los demás, con lo cual estos eran canibalizados. Otros se encontraban fuera del corral sangrando. [5]

Enfermedades respiratorias

La falta de ventilación e higiene en las granjas aumenta la presencia de gases tóxicos tales como el amoníaco. La presencia de amoniaco ocasiona estrés ambiental en los cerdos provocando la reducción de los mecanismos de defensa de sus pulmones e incidiendo así en un aumento de enfermedades respiratorias, tales como pulmonías o neumonías. [6] La fase de engorde finaliza con el transporte de los animales al matadero tras seis meses de explotación y con un peso aproximado entre 90 y 100 kilos.

2.4. Fase de transporte

2.4.1. Muerte y sufrimiento durante el transporte

La fase de transporte es posiblemente una de las más críticas en cuanto al nivel de estrés que padecen los cerdos. Tanto es así que algunos de ellos mueren en el camino de la granja al matadero. Esto es debido a varios factores, en primer lugar porque se juntan animales que no han tenido contacto previo, por la novedad del vehículo, la carga y descarga (especialmente, el manejo para el traslado hacia el vehículo y hacia los corrales de espera en matadero), la falta de agua y alimento durante el viaje, la sensación de mareo y la cercanía de animales dominantes de los que los demás cerdos no pueden alejarse.

Referencias
[1] El bienestar animal en la reproducción y producción de cerdos http://www.veterinaria.org/revistas/redvet/n121207B/BA06.pdf
[2] Mundo Veterinario. Núm 190,  01 de julio de 2006 / http://www.eumedia.es/user/articulo.php?id=151
[3] http://www.produccion-animal.com.ar/produccion_porcina/00-v-congreso_pro...
[4] Mundo Veterinario. Núm 190,  01 de julio de 2006 / http://www.eumedia.es/user/articulo.php?id=151 http://www.aacporcinos.com.ar/articulos/manejo_porcino_salud_de_los_lech...
[5] M. R. Muirhead. 5M Enterprises. Reino Unido. T. J. L. Alexander. Universidad de Cambridge. Reino Unido.
[6] http://www.ediporcguia.com/revistes/EDIPORC100.pdf
Vive Vegano
Dona